La eterna búsqueda del Estilo Propio

La búsqueda del estilo propio no tiene que ser sufridas ni mucho menos eternas, sólo es cuestión de descubrirla a través de las influencias y la experimentación.

Quizás sea un tema más personal y que va de la mano de los objetivos de quién quiere dedicarse a ilustrar pero esta cuestión puede ser una de las causas de la que gran cantidad de aspiradores a la profesión que se encuentran con, de manera inconsciente y sobre todo desde su propia perspectiva, un primer escalón que muchas veces no se sabe cómo subirse a él:

Un estilo que sobresalga, que sea original, único, que nadie jamás allá visto, que valga la pena haber sufrido su búsqueda para tener aquel deseo interno que busco materializar.

El estilo propio primero nace con uno mismo y sólo es cuestión de ir conociéndose un poco más para descubrirlo porque , en parte, creo que la búsqueda del estilo propio es la búsqueda de nuestra propia personalidad y muchas veces lo que somos se enfrenta con aquello que «deberíamos ser», y con el estilo funciona de manera parecida: A veces se quiere lograr aquello que se aceptó en el rubro de la ilustración cómo estética implementada por shows animados, por reconocidos ilustradores, por técnicas que se logran con ciertas apps o dispositivos, por lo que está en vigencia hoy y tiene que ver con lo que es externo al reconocimiento mismo pero ¿Acaso no funciona así el mercado?

Y ahi, en esa pregunta , es cuando se comprende la diferencia entre el estilo que estoy buscando lograr y distinguirme entre muchos profesionales y el estilo, que inconscientemente, se ha implementado a través del mercado. En este caso, experimentar es la solución de todo estilo propio a definir. Entonces pregunto:

¿Cómo puedo lograr un estilo definido si no me permito experimentar?

Se sabe que se aprende por imitación y es de esta manera que, de a poco, se va incorporando pequeños detalles de algunas influencias que se han imitado en ese proceso de experimentación, y es perfectamente válido porque uno es único pero también está formado por un entorno.

Y cuando se evita esa parte de experimentación, de buscar y conocer que es lo que quiero lograr y cómo, con que lenguaje visual, con qué técnica, de que manera, cuales conceptos, qué idioma , en cómo quiero mostrarme al mundo sin importarme lo que él diga de mi estilo porque si, en parte va vinculado a la búsqueda de mi personalidad pero definitivamente no soy mi estilo, por ende lo que digan de él tampoco me va a afectar. Y es ahi, cuando en esa eterna y cuidada búsqueda de un estilo que les guste al mundo (error muy grande), es cuando pierdo parte de mi esencia y lo que en realidad quiero mostrar. Pero…

¿Es fundamental tener un estilo definido para dedicarse al rubro de la ilustración?

La realidad es que no porque ese tiempo que se lleva en esperar a tener un estilo propio para brindar tus servicios cómo profesional de la ilustración, puede ser un tiempo en donde vayas experimentando en el mercado mismo realizando pequeños o grandes trabajos. Un estilo no define si tenes o no trabajo.

Además la búsqueda de un estilo puede durar mucho tiempo y mientras tanto puedo estar realizando trabajos en mi etapa de experimentación incluso con estilos que ya están definidos en el mercado porque de esta manera me mantengo trabajando pero si se encuentra un lenguaje y un estilo propio previo a la experimentación se puede hacer adaptable a aquello que sí funciona y está actualmente implementado en el mercado laboral y, por ende, me va a permitir trabajar:
Puedo adaptar mi estilo definido por colores que estén en vigencia, por tipos de formas, por grafismos, por cualquier otra estética actual vigente, que utilizada en detalles o en menor cantidad, mantenga la personalidad de mi estilo y me permita estar «actualidad» en el rubro.

¿Y si no hay ni un poco de estilo definido?

En realidad si hay un poco de estilo definido, el que han implementado tus influencias pero supongamos que todavía no hay estilo descubierto porque la eterna búsqueda es mi etapa actual entonces este es el mejor momento para empezar a probar y sobre todo, compartirlo ahi afuera, en las redes ¡en donde sea!

Experimentar, cómo puse más arriba, es permitirme conocerme y en cómo quiero transmitir mi arte ilustrado porque de esa manera me siento identificada más que reconocida, y es más, también hago participe de quién está del otro lado a que me acompañe en el proceso porque de esa manera no sólo estoy logrando mantener un hábito de experimentación sino también que influyo para que más puedan sumarse desde su propio espacio a esta auto-experimentación. Y si, es válido experimentar tanto tradicional cómo digitalmente porque sino ¿Cómo vas a saber que es lo que te gusta de la ilustración?

El escritor Austin Kleon dice en uno de sus libros que «liberarse de la carga de ser originales es también dejar de intentar hacer cosas desde cero» , y de esa manera asumir que las influencias hacen a uno.

Y la búsqueda del estilo propio no tiene que ser sufrida, sólo hay que entender que tengo mis tiempos de búsqueda de estilo propio que pueden no ser eternos pero definitivamente tienen que ser dedicados y a consciencia porque también, quizás, no seas de un sólo estilo y todavía no te diste cuenta porque no te has dado el espacio para experimentar y encontrarte a través de él.

Comparte este post

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Flavia Garnica

Flavia Garnica

Ilustradora & Diseñadora

↗  Compartir entrada 

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email

Índice de contenido

NEWSLETTER

¡Unite a la comunidad de Diseñadores & Ilustradores!

Suscribite al newsletter para recibir todas las últimas novedades  y recursos gratuitos.

Carrito de compra